Esos gatos peculiares…

Loading
loading..

Esos gatos peculiares…

Septiembre 13, 2016
Administrador
2 comments

Queremos a los gatos:  bonitos, dulces, gráciles, sedosos, mimosos, a veces guerreros, a veces princesas, pícaros, juguetones, delicados, encantadores, cabezotas, independientes, misteriosos, provocadores…

A veces con una relación fusional con sus guardianes, les comprenden sutilmente como nadie lo hace… En ocasiones son cercanos, en otras inabordables, a veces monos, a veces extraños, indiscernibles, escurridizos… nuestras musas, nuestros bebes, nuestros amores, nuestra inspiración de ojos azules, verdes o amarillos, ¡de ojos herméticos e insondables!

Semi-Dios del Egipto Antiguo, gatos salvajes o gatos mimosos, forman parte de nuestra existencia. ¡Estamos fascinados, hipnotizados, embrujados, encantados!  Estamos desarmados y al descubierto ante la presencia y el enigma del gato.

Gatos maravillosamente incomprensibles, llevan en su mirada toda la magia del universo. Su ronroneo vibra en nuestros corazones para hechizarnos y transportarnos muy lejos en dimensiones extáticas…

He aquí algunas historias inesperadas de gatos…

¡Estos gatos peculiares!

~Eva y el ataque a su marido…

Un día, Eva me llamó porque su gato, un bonito macho blanco, atacaba violentamente a su marido John. Eva adoraba Snowflake, hasta el punto en el que éste dormía todas las noches entre sus brazos. Sólo que… ¡y ahí vamos!: cada día que su marido John llegaba a casa, apenas estaba la puerta entreabierta, Snowflake le saltaba encima.

El marido en cuestión tenía las piernas llenas de arañazos y tenía miedo de Snowflake, aunque se hiciese el valiente. Cada vez que John entraba en una habitación en la que Eva estuviese, Snowflake corría hacia él bufando para atacar. Además, ese gato se escondía en los rincones de la casa, así que era imposible de prever un camino seguro sin emboscadas. En fin, ¡el marido estaba atrapado en su propia casa!

Eva no entendía nada: Snowflake era tan bueno, tan dulce, tan cariñoso. ¿Cómo era posible? Al principio ese minino no hacía caso a John, para él era indiferente. ¿Qué había pasado?

John viajaba mucho, tenía un negocio de importación-exportación que le obligaba a desplazarse con regularidad de un país a otro. Durante sus ausencias todo iba bien, el gato y su guardiana vivían una relación muy fusional; Snowflake era el dueño del terreno.

A primera vista podría parecer que era una historia de celos con respecto a su marido.

Sin embargo, comunicando con Snowflake, detecto algo bastante más interesante.

Eva siente mucha cólera hacia su marido y piensa en el divorcio. De hecho, aunque ella no le hubiera mostrado toda su cólera, ya habían abordado juntos el tema del divorcio. Eva se siente abandonada, siente que su marido no le escucha, que no presta atención a sus intereses, sus emociones, hasta incluso sospecha la posibilidad de que John tenga otra relación…

¿Puede Snowflake manifestar las emociones profundas de Eva sin saberlo? Os dejo reflexionar sobre ello…

~ Xavier vive en Barcelona.

Al adolescente de 15 años le gustan los juegos, el ordenador y los amigos. No le gusta Romero, ¡el gato enorme atigrado de la casa!

Cada vez que Xavier sale de su habitación (donde pasa horas delante del ordenador), Romero le ataca. Este le espera, escucha cada mínimo movimiento detrás de la puerta cerrada.

¡Xavier no puede salir de su habitación sin un cojín grande delante de él a modo de escudo! Romero se ha convertido en su enemigo. ¡Es una batalla que Xavier no podrá ganar nunca!

La situación es grave y es por ello que su madre me llama. Nunca llegamos a entender completamente la razón última del comportamiento de Romero. Cierto, estaba la hostilidad de Xavier, el problema del territorio, quizá también una cuestión de jerarquía, las horas encerrado en la habitación delante del ordenador, el resentimiento de la madre con respecto a su hijo (pensaba que estaba echando a perder su vida), la ausencia de comunicación entre todos los miembros de la familia. ¿Acaso esto podía explicar el comportamiento de Romero?

La belleza de los gatos es su naturaleza salvaje y el hecho de que no podamos interpretarlos…

¡Dejémosles misteriosos, inexplicables… ahí está su especificidad, para mi es ésa la Poesía!

Sin embargo, ¡me reí lo mío imaginándome al pobre de Xavier salir con el cojín grande delante de él! Necesité tiempo para obtener resultados con Romero para que dejase tranquilo a Xavier. Nunca llegó a haber un gran amor entre ellos, pero al menos Romero dejó de esperarle en la puerta de su habitación para atacarle.

~   Una historia sólo para chicas

Rose es una chica preciosa de larga cabellera morena y ojos de gacela. Es sensible y muy artística. Vive con su gato negro Mowgli. Rose quiere mucho a su compañero Andy.

Por la noche, tras sus intercambios amorosos, en el momento en el que se adormecen Mowgli entra sigilosamente en la habitación y salta sobre la cama. De hecho, ¡no SOBRE la cama sino SOBRE las partes íntimas del pobre de Andy al que le muerde con tenacidad!

Andy se despierta gritando, ¡intentando cubrirse y apartando a Mowgli que continúa atacándole!

¡Es como si sus partes íntimas fueran un animal de presa!

Andy nunca le ha hecho nada, al contrario, adora a los gatos…

Duele, duele mucho…

Mowgli ya no tiene derecho a entrar en la habitación, pero a veces por la mañana, si la puerta se queda entreabierta, entra y salta con todas las uñas sacadas sobre el bello cuerpo del joven Andy que duerme inocentemente.

¿Acaso son celos por parte de Mowgli?

No, el resto del tiempo, Mowgli es afectuoso (cuando quiere), le gusta que le acaricien, frotarse contra las piernas de Andy.

Andy pensaba que, dándole afecto y aprendiendo a conocerle, el comportamiento nocturno de Mowgli cambiaría.

¡Pero para nada! ¡Por la noche, es como si fuera otro gato!

Entonces, ¿por qué?

Al comunicarme, encuentro en el pasado de Rose todo un histórico de violaciones y embarazos no llevados a término. Aunque sea joven, su pasado está muy cargado.

¿Acaso es ésa la razón de los asaltos de su gato? Puede ser… En todo caso no es una casualidad… Rose lleva algo sobre sus espaldas que provoca el comportamiento extraño de Mowgli.

¡Pobre Andy!

¿Continuará con Rose? ¿Acaso su amor por ella vencerá los ataques del gato negro?

Os dejo decidir el siguiente capítulo del culebrón…

¡Estos gatos peculiares!

Laila del Monte

Curso de comunicación con los animales nivel 1

2 Comments

  1. Olivia Septiembre 13, 2016at 12:34 am Reply

    That was amazing stories!!! Me encantó ☺

    • Administrador Septiembre 13, 2016at 12:34 am Reply

      Gracias Olivia 😉

Leave A Comment

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background